Qué quiero hacer con mi vida

Saber vivir, cuidar, alegría de vivir, conocer, propósito, crear, compartir…

Estas son las palabras que me vienen a la cabeza cada vez que pienso en qué quiero hacer con mi vida. ¿Tú te has preguntado qué quieres hacer con tu vida? ¿Qué sentido tiene lo que haces? ¿Hacia dónde te diriges? ¿Qué quieres crear en el tiempo que te regala la vida? ¿Cómo quieres compartir, contribuir? ¿Cuál es tu propósito?

A mi pregunta de cómo puedo yo contribuir a mi bienestar y al bienestar y felicidad de los demás, me surge la siguiente respuesta:

Yo siento Alegría intensa por el mero hecho de vivir. Sé disfrutar de cada instante: de momentos de alegría y también de pequeñas experiencias, quizá sin gran valor para otras personas, como: la brisa fresca, la luz del sol o una pequeña flor silvestre, en la orilla de la carretera, descubierta un día cualquiera.

He visto que, con frecuencia, soy capaz de despertar esa alegría en las personas con las que me encuentro y que tienen el deseo de ser más felices y la curiosidad de aprender a conseguirlo. Por ello mi trabajo es mi vocación y mi objetivo es promover la felicidad y calidad de vida de las personas, creando bienestar y riqueza en las empresas.

No se necesitan grandes teorías científicas, ni alta tecnología, existen hábitos sencillos, que practicados con regularidad, nos van inundando de ese bienestar, calma y alegría, que la vida nos brinda y que por correr y acumular sin sentido, muchas veces, nos perdemos. Y la buena noticia es que esos hábitos se puede aprender a crearlos y se pueden entrenar para que formen parte de tu día a día, ayudándote a lograr tus metas.

Me encanta hablar con las personas, hacer saltar en ellas una chispa de esperanza, de ilusión, llegarles al corazón y decirles que podemos ser felices, que recuperen la confianza en ellos mismos y en la humanidad. Apoyarles a que descubran sus talentos, sus metas y su capacidad de crear e innovar.

Trabajamos muchas horas al día y muchos días de nuestra vida, para permitirnos esperar a ser felices sólo en nuestro tiempo libre, si es que lo conseguimos. Para ello, he creado una metodología integral e innovadora basada en 3Cs: conocer, cuidar y crear, para promover la felicidad y calidad de vida de todas las personas, en el ámbito personal y profesional.

Si no cuidamos una flor, no puede crecer fuerte, bella y duradera.  Al igual que si no nos cuidamos nosotros mismos y a los demás, todo lo que hagamos cae sobre una base frágil, que cualquier pequeña tormenta puede derribar.

Claro está que para poder cuidarnos, necesitamos conocer y conocernos, saber qué nos ilusiona, qué queremos hacer, dónde queremos estar, con quién, hacía dónde nos dirigimos, qué nos importa. Así también trataremos de conocer las necesidades y anhelos de las personas que nos rodean para poder comprender y establecer relaciones positivas, de cariño y confianza.

De este modo, seremos capaces de cuidar, cuidar nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestras emociones y nuestra alma, de acuerdo a estos deseos que hemos descubierto y a estos valores que nos importan. Y desde aquí podemos cuidar a las personas con las que nos relacionamos. Necesitamos estar bien para promover el bienestar en los demás.

Desde aquí, es desde donde podemos crear lo que anhelamos en nuestro corazón, lo que nos apasiona, podemos crear relaciones personales de cariño y amistad, crear proyectos personales y profesionales que nos inspiren y con los que podamos disfrutar y compartir nuestros talentos; crear empresas que aporten crecimiento y empleo, ser productivos y sentirnos satisfechos. Podemos crear algo con sentido, algo más grande que nosotros, colaborar y contribuir a un mundo mejor.

management-calidad-vida-ciencia-felicidad-L-JJFz7V

Cuando me preguntan qué alimentos no debemos tomar en una dieta sana, siempre digo, te diré cuáles son los alimentos, que creo que son más saludables y si tratas de tomarlos con regularidad, no tendrás apetito para tomar otra cosa. Ocurre lo mismo en la vida, en general, si aprendemos a crear hábitos que nos aportan bienestar, como: vivir el presente con atención plena, respirar bien, sonreír, pasear por la naturaleza, compartir, agradecer… y los practicamos a diario, llenamos nuestro tiempo de personas y cosas valiosas, que nos darán alegría a nosotros y a los de nuestro alrededor y no habrá tiempo para otras cosas.

Y actuando así, estamos más fuertes para vivir los momentos de dolor y de tristeza de la vida y vamos creando relaciones personales de cariño, que nos acompañarán y apoyarán en esos procesos.

Cuando tenemos claro lo que es importante para nosotros, conocemos nuestros valores y prioridades, ante las alternativas que la vida nos ofrece, vamos tomando decisiones, pero no tenemos conflictos internos. Sabemos qué elegir.

El respeto, el cariño, la amistad, compartir, la honestidad… son los valores base de nuestras relaciones.

Todo cambia, por lo que nosotros hoy, no somos los mismos que éramos un tiempo atrás. Conocer, cuidar y crear han de evolucionar con nosotros. Nuestras prioridades cambian, nuestras relaciones cambian…desde la base de los valores esenciales , necesitamos aceptar estos cambios y fluir con ellos. «Be water, my friend».

Lo que nos motiva, nos mueve, nos da fuerza es tener un propósito, que nuestra vida tenga sentido y cuando conseguimos avanzar en esta dirección, sentimos alegría de vivir y transmitimos alegría a nuestro alrededor y estamos preparados para crear proyectos y empresas que produzcan bienestar y riqueza para todos.

«Sólo existe una clase de éxito: vivir a tu manera». Christopher Morley

Entrenamientos de alto rendimiento, liderazgo e innovación: saramariner@gmail.com

Deja tu comentario

a

Everlead Theme.

457 BigBlue Street, NY 10013
(315) 5512-2579
everlead@mikado.com
[contact-form-7 404 "Not Found"]