Elogio de la Lentitud, por Carl Honoré

El tiempo vuela

«Tempus fugit» es la frase latina para decir que el «Tiempo vuela». Y ¡cómo vuela!Probablemente tú, como la inmensa mayoría de las personas inmersas en la sociedad actual, pensarás que el tiempo pasa en un suspiro: los días, las semanas, los meses, los años. Parece, por tanto, que hay que hacerlo todo con rapidez para así, poder alcanzar las metas de nuestras vidas.

Se deduce entonces, que tenemos que ir a toda velocidad, desde que nos levantamos, hasta que nos acostamos. Cada vez, suena el despertador más temprano por las mañanas y nos vamos a dormir cuando ya ha pasado, sobradamente, la hora de la cenicienta.

Pero…. ¡¡¡increíble!!!, no ha dado tiempo a hacer todo lo previsto. Las listas de cosas pendientes, las tan amadas por los americanos «To Do List», nunca se reducen, siempre van aumentando. Luego, lo lógico sería pensar que hay que correr todavía más, ir más deprisa y hacer las cosas a mayor velocidad.

La lentitud

Pues, NO, No y no. Resulta que Carl Honoré en su libro Elogio de la Lentitud, nos presenta un movimiento social a nivel mundial, que aconseja la Lentitud, para poder hacer más y mejor. ¿Cómo es posible esto? Me vas a permitir que te lo explique a medida que yo misma vaya asimilando y aplicando esta teoría, que aunque no es nueva, está creciendo con rapidez.

Pero, ya puedo decirte, que la Lentitud, en este movimiento no es pereza, ni vagancia, ni desidia… Según este interesante libro: La filosofía de la lentitud podría resumirse en una sola palabra: equilibrio. Actuar con rapidez cuando tiene sentido hacerlo y ser lento cuando la lentitud es lo más conveniente. Tratar de vivir en lo que los músicos llaman «tempo giusto», la velocidad apropiada.

Colibrí, director de orquesta

En sucesivos posts, te contaré el nacimiento de este interesante movimiento y te iré mostrando pautas de actuación para que puedas vivir más y mejor, según la teoría de la lentitud. Si quieres ir leyendo el librlo, puedes adquirirlo online fácilmente en este enlace «El elogio de la Lentitud».

Por el momento te dejo con un chiste que Carl Honoré nos cuenta en su libro y que además de gracioso expresa claramente como la velocidad se ha instalado en nuestras vidas, tanto de los adultos, como de los más pequeños.

Dos niñas esperan en la parada de autobús escolar, cada una aferrada a una agenda. Una de ellas le dice a la otra: «Bueno, retrasaré el ballet una hora, programaré de nuevo la gimnasia y cancelaré el piano… Tú cambia la lección de violín al jueves y sáltate el fútbol… Así, el viernes 16 PODREMOS JUGAR de 3:15 a 3:45».

¡Sonríe a la vida y la vida te sonreirá a ti!

Deja tu comentario

a

Everlead Theme.

457 BigBlue Street, NY 10013
(315) 5512-2579
everlead@mikado.com
[contact-form-7 404 "Not Found"]